lunes, 12 de septiembre de 2016

Empezando el curso con buen humor 2016-17

Un nuevo curso da comienzo y cada vez me resulta más complicado encontrar chascarrillos, chistes y anécdotas relacionadas con la edificación, la ingeniería y la arquitectura para inaugurar con buen ánimo el curso que nos espera. Todos sabemos que las cosas que nos resultan difíciles de memorizar, asociándolas a un ritmo o música permanecen en nuestra memoria hasta el fin de nuestros días. Hoy os traigo una serie de cumbias relacionadas con diversas materias sujetas a estudio, unas entran más de lleno que otras en nuestra especialidad, pero sin duda nos pueden hacer pasar un buen rato, si contamos con el suficiente sentido del humor. Empezaremos con la cumbia para recordar las leyes de la dinámica de Newton, ahí es nada:


La física no sería lo que es sin el desarrollo de las matemáticas, otra disciplina que todo ingeniero/a o arquitecto/a debe dominar con soltura. Recomendado para esas interminables noches de estudio en las que la risa floja sale, no se sabe bien si por dominar el tema o por no tener ni idea de lo que tiene uno entre manos. A continuación la cumbia matemática:


Aunque hay proyectos de edificar en la luna, los/as ingenieros/as y arquitectos/as tienen los dos pies bien puestos en la tierra, no se sabe muy bien si para encajar su proyecto en un plano topográfico o para hacer las maletas hacia otro país que ofrezca mejores oportunidades laborales que el nuestro. La cumbia geográfica os enseñará las diferencias entre el mapa político y el físico:


Es mítica la aprensión de muchos técnicos (sobre todo varones) a la hora de redactar una memoria de su proyecto. Todo está claro, que miren los cálculos y los planos, piensa más de uno por ahí. En cualquier caso ningún técnico es proclive a la lírica en sus memorias de proyecto, seguramente porque sabe que va dirigida a otro técnico. La cumbia gramatical nos refrescará los tiempos verbales:


Hay varios momentos en la vida de un técnico en los cuales le da por filosofar. Uno de ellos es cuando te has tirado dos semanas o más, mal durmiendo y mal comiendo, haciendo un proyecto que acabas de entregar. Cuando no queda sangre en la cafeína y de repente ya no hay nada urgente que solucionar, el tiempo se dilata y te da por filosofar. La cumbia filosófica de recordará esos momentos:


Para terminar, y aunque no tiene nada que ver con el tema que nos ocupa, no he podido resistir la tentación de traeros la cumbia epistemológica “Dilema de amor” de los incomparables Les Luthiers.


¿Cuál os ha gustado más?


P.D.- Dedicado a todos/as los/as estudiantes de Latinoamérica que han pasado por nuestras aulas estos años y a los seguidores de nuestro blog desde el otro lado del Atlántico, fundamentalmente de México, Argentina, Perú, Brasil y Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario