lunes, 6 de junio de 2016

2006-16 Una década trabajando por la excelencia educativa con nuestros alumnos del ciclo de Proyectos de Edificacion

Os presentamos el póster que llevamos a la Jornada de Buenas Prácticas en Formación Profesional, convocada por el Centro de Profesores de Málaga, que está teniendo lugar hoy en las instalaciones del CEP, aquí en Málaga. En éste póster, hacemos un resumen descriptivo de las estrategias de trabajo que hemos seguido durante la última década, para estimular el emprendimiento y la excelencia educativa entre nuestros alumnos del CFGS de Proyectos de Edificación.

  
Puedes bajar el póster, PINCHANDO AQUÍ

Antecedentes.-
Durante los años del auge del sector de la construcción como motor de la actividad económica de nuestro país, nuestros alumnos tenían una ocupación del 100%. En muchos casos teníamos problemas para retenerlos en las aulas para terminar su formación, puesto que las ofertas laborales eran constantes y muy tentadoras para la gente joven. En esas circunstancias, se hacía necesario ensayar métodos que fomentasen las opciones del emprendimiento, puesto que la economía se mueve por ciclos, y los momentos de bonanza son los propicios para prepararse para los periodos de desplome, como ya lo habíamos vivido en el año 1992, después de la Exposición Universal de Sevilla.

Objetivos.-
El principal objetivo ha sido el de convencer a los alumnos de que el mejor proyecto para invertir tiempo y esfuerzo, es la formación de uno mismo. Para ello, hemos ensayado diferentes sistemas de trabajo con nuestros alumnos para fomentar el emprendimiento y la excelencia educativa. Se trataba de tener algunos casos de éxito que sirvieran de estímulo a otros estudiantes cuando bajaran las tasas de empleo en el sector de la construcción.

Método de trabajo.-
Inicialmente trabajamos con pequeños proyectos que ayuden a aumentar la nota de cada evaluación, que sirvan para descubrir a los alumnos más emprendedores, al tiempo que nos permiten conocer sus inquietudes profesionales y personales.
En una segunda fase, a los alumnos más productivos, se les estimula para afrontar proyectos más complejos, que impliquen mejoras en la seguridad laboral, propia de su sector productivo, o en el ahorro de materiales y/o energía en el entorno de la edificación.
Finalmente, se ajustan los proyectos a convocatorias de concursos a los que puedan optar por su nivel académico. En esta fase, es importante coordinar la acción con las profesoras del departamento de Formación y Orientación Laboral, para adoptar la forma legal y cumplir con los requisitos económicos que cada convocatoria exija. En este punto es de agradecer la colaboración de Bella Elisa Amaya y Bárbara Arias, ambas del departamento de FOL, por apoyar cuantos proyectos hemos realizado con nuestros alumnos, fundamentalmente en EnprendeJoven. También hay que agradecer al resto de profesores del equipo educativo, que han colaborado en la prescripción, seguimiento y corrección de trabajos, que han posibilitado a cuantos alumnos han optado, al aumento de nota en las materias de las que son titulares.

Resultados.-
Los resultados obtenidos son óptimos, a continuación se hace una exposición detallada de los premios cosechados por los alumnos de nuestro departamento en la última década:


Samuel ARIAS CASTILLO, Jeff N. BERANTZINO ABILDGAARD y Sergio DÍAZ FERNÁNDEZ
2014
Pablo DÍAZ RUEDA (1)
2012
José Antonio FUENTES BRAVO
2011

A.C.G.
2011
Lorena VIRUEL ORTEGA
2010
Ana HOLGADO INFANTE
2009-2010
Manuel RAMOS MARTÍN
2007
Carlota GALLEGO SÁNCHEZ
2006
Premio EmprendeJoven 3 al mejor Plan de Empresa de la provincia de Málaga
Consultoría para estudiar la eficiencia energética de proyectos arquitectónicos

Ésta es la relación de los alumnos que han sido premiados, pero hemos trabajado en muchos más proyectos, a los cuales hemos dedicado igualmente nuestro tiempo, entrega y esfuerzo, pero no han sido merecedores de galardones. Ésta circunstancia no nos ha desanimado, todo lo contrario, han servido para aprender de los que hacen las cosas mejor que nosotros.

(1) Pablo intervino en la entrega de premios celebrada en Granada en nombre de los alumnos galardonados, a continuación transcribo el texto, porque tras haber pasado varios años, no ha perdido un ápice de vigencia.

Granada, 11 de abril de 2013
Buenos días a todos.
Me llamo Pablo Díaz Rueda y soy estudiante del Ciclo Formativo de Grado Superior, Desarrollo y Aplicación de Proyectos de Edificación, en el Instituto Politécnico Jesús Marín de Málaga.
Quiero empezar dando las gracias:
Gracias a mi familia, que me ha apoyado en todo momento.
Gracias a todos mis profesores, y en especial, a Juan Antonio y a Bárbara, que tanto me han ayudado en este proyecto.
Y, en nombre de todos los demás ganadores, gracias a Andalucía Emprende, al Área de Fomento de la Cultura Emprendedora de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, por organizar este concurso con el cual se pretende fomentar la cultura emprendedora entre los jóvenes andaluces.
Los jóvenes andaluces que estamos hoy aquí venimos con mucha ilusión a recoger un premio que supone el reconocimiento al esfuerzo, la iniciativa y la creatividad. Somos jóvenes que, como muchos otros, tenemos ideas, ideas que se pueden convertir en proyectos empresariales, ideas que podrían traducirse en futuros puestos de trabajo. Pero desgraciadamente, con la actual situación económica del país, muchas de ellas se quedan en eso, en ideas.
Son necesarias más iniciativas como ésta, que empujen y ayuden a los que tienen proyectos: a los emprendedores.
Todos debemos poner más de nuestra parte para que el desempleo juvenil deje de ser un problema. Empezando por los propios jóvenes; deberíamos tomar conciencia de nuestra situación y hacer que la cultura emprendedora deje de ser un mero concepto y empiece a ser una herramienta más de la que disponer a la hora de enfrentarse al mundo laboral. Es preciso que los jóvenes tomemos la iniciativa y nos atrevamos a desarrollar nuestros proyectos. Debemos trabajar y dedicarle tiempo a nuestras ideas, a nuestros planes, con ganas, con esfuerzo y dedicación.
Pero este esfuerzo a veces no es suficiente y hace falta que alguien nos eche una mano, a la que agarrarnos, para poder emprender con éxito. Por eso, aparte del esfuerzo personal de cada uno, también hace falta un apoyo legal y económico de calidad, tanto de instituciones públicas como privadas. El actual apoyo que reciben las personas que deciden montar su propio negocio se antoja insuficiente, ineficaz y hace que, para gente con pocos recursos, abrir su propia empresa no sea una opción viable de auto-empleo.
La falta de este apoyo hace que nos veamos abocados hacia el desempleo, la emigración, ya que, a la hora de crear una empresa, nos encontramos un camino lleno de piedras, un camino por el que mucha gente no puede pasar. Por eso hace falta que los gobiernos y las instituciones trabajen duro, se comprometan y se esfuercen, tanto como nosotros lo hacemos, para conseguir que este camino sea más fácil de andar.

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada