martes, 1 de septiembre de 2015

San Juan de Pie de Puerto, último hito francés del Camino de Santiago

La localidad francesa de Saint Jean Pied de Port (en euskera: Donibane Garazi) situada en el departamento de Pirineos Atlánticos en la región de Aquitania, debe su nombre a la situación geográfica que ocupa, al pie o en la base, antes de ascender por los diferentes pasos (puertos de montaña) a través de los Pirineos hacia la península Ibérica. Situada a 8 kms de la frontera con España, desde la prehistoria fue lugar de descanso antes de o después de atravesar los collados que median entre los dos países con los rebaños en trashumancia. Se convirtió en ruta habitual de paso de celtas, de los ejércitos romanos hacia la península (véase el Cantar de Roldán), godos, posteriormente pasó a ser un lugar relevante en las vías comerciales, tránsito de personas, itinerario de las tropas napoleónicas hacia la península, una de las rutas más importantes de peregrinación, por Roncesvalles (Orreaga), hacia Compostela en el Camino de Santiago y lugar de inspiración de Pío Baroja en una de sus novelas. Actualmente es un lugar desde el que se pueden realizar multitud de excursiones para disfrutar de la naturaleza.

Vista panorámica desde la ciudadela
Mapa de situación de San Juan de Pie de Puerto

Según cuenta la leyenda la ciudad fue fundada en el año 717 por García Ximénez, rey de Pamplona. No obstante los documentos sobre su fundación datan del siglo XII en un documento firmado por Sancho VII el Fuerte, rey de Navarra, desarrollándose pronto como centro local de comercio y comunicaciones. Desde entonces fue capital de la región de Baja Navarra, se desarrolló como ciudad fortificada, a la que los reyes de Navarra denominaban la llave de mi reino. Felipe III de Navarra le concedió fueros en 1329. En 1529, Carlos I abandona toda la Baja Navarra por el excesivo coste que suponía su conservación desde el punto de vista logístico y militar, desde entonces forma parte de Francia.

Puerta de entrada a la ciudadela, con foso previo
Ciudadela vista aérea de la entrada posterior

La parte antigua de la villa se agrupa en torno a la ciudadela situada en una atalaya a unos 80 m sobre el resto del poblado que ofrece unas magníficas vistas de la ciudad extramuros y del paisaje verde intenso, fruto de un clima oceánico rico en lluvias y de temperaturas no muy extremas en invierno. El baluarte, proyecto del ingeniero real Sebastien le Preste de Vauban declarado monumento histórico en 1963, queda recortado en uno de sus extremos por el río Nive (Errobi) que divide en dos la localidad y por el otro, fortificado por una muralla en forma de media luna, con cuatro puertas de entrada. La primera expansión de la villa se hizo al otro lado del río, con fortificación amurallada y una sola puerta de entrada, la puerta de España.

Esquema de la parte antigua

Puerta de España:
Perfil de las etapas hasta Pamplona
Peregrino del Camino de Santiago
Por la mañana temprano, centenares de pisadas sobre los adoquines de la calle de España borran las huellas de los pasos que los peregrinos dejaron el día anterior, tal y como viene sucediendo a lo largo de los siglos. Con el mismo ímpetu que en la Edad Media, los caminantes, después de una noche de descanso, abandonan la ciudad para, por fin, cruzar los Pirineos... La parada siguiente será en Roncesvalles (Orreaga) a 21 kms., ya en España, sin duda, una de las etapas más bonitas del Camino de Santiago. Hay varias alternativas, pero la más accesible y recomendada es la que transcurre por la ruta “moderna” (1884) que lleva por el pueblo de Valcarlos (Luzaide) al collado de Ibañeta (1057m) para terminar en Roncesvalles. Antes de ser el itinerario preferido de los peregrinos, - menos nevado que el paso de Somport - esta ruta histórica fue la única vía accesible para los carruajes.


Torre romana de Urkulu
Día de Niebla

También está la “ruta de las Cimas” que transitan los expertos conocedores del terreno (lugareños, montañeros, pastores, contrabandistas,….), así tenemos los collados de Arnósteguy (1236 m), Bentarte (1334 m) o Lepoeder (1440 m) que en cualquiera de los muchos días de niebla puede llevar a perderse al más experimentado de los caminantes. Por estas vías encontraremos varios monumentos megalíticos y hasta una torre romana en la cima de Urkulu (1424 m), que testimonian la antigüedad de estas rutas.

Inicio de la calle de EspañaCasa de 1649

Puerta de Notre Dame:
Continuando desde la puerta de España, cuesta abajo por la calle de España, damos primero con el puente Eyheraberry (llamado “Puente Romano”, aunque fue construido en piedra en 1720), sobre el rio Nive, que originariamente era de madera y levadizo, cerrando la ciudadela por las noches, e inmediatamente después con esta puerta; es la mejor conservada de cuantas dan acceso a la villa. El hospital de peregrinos se encontraba al otro lado del río y los caminantes más pobres esperaban en los bancos de piedra dispuestos a ambos lados del arco hasta que se abriera la puerta para recibir los alimentos de la caridad.
Entre los siglos XVII y XVIII, con el auge económico propiciado por una guarnición de 500 soldados, surgió un nuevo barrio llamado de España para acoger a comerciantes y artesanos.
Por la calle se pueden observar los dinteles de las puertas de las casas que nos darán una idea de cuándo fueron construidas o restauradas.

Río Nive desde el puente Eyheraberry
Puente y puerta de Notre Dame
Puente Eyheraberry y puerta de Notre Dame

Puerta de Navarra o Puerta del Mercado:
Todavía hoy, se pueden ver en el pavimento los surcos dejados por el paso de los carruajes sobrecargados de mercancías, que en la edad media atravesaban el arco ojival hacia la pequeña plaza y calles adyacentes para ofrecer sus mercancías tanto a vecinos como a caminantes. Transeúntes y comerciantes debían pagar peajes unos y tasas sobre los géneros que vendían los otros.
En la plaza y calles contiguas se instalaban los tenderetes, y si miramos con atención, todavía se pueden ver sobre los dinteles de las puertas las huellas de los gremios que ahí bregaban como charcuteros, zapateros, curtidores, tejedores, sombrereros, herreros o barberos.

Puerta de Navarra

Puerta de Francia:
Esta puerta se encuentra a medio camino entre la puerta de Navarra y la de Santiago. Recibe su nombre, como las demás, debido al origen de las personas y mercancías que por ella entraban. Se trata de un doble arco ojival, más pequeño y redondeado su punto el que da a la parte exterior del muro y más grande y apuntado en el interior, con las jambas integradas en el muro. El paseo de ronda transita sobre esta puerta, que dispone de escaleras para acceder desde el paso de la puerta en su parte interior.

Puerta de Francia

Puerta de Santiago:
En el siglo XII, estando Bayona y la región de Labourd bajo la corona inglesa, en pleno apogeo de la peregrinación a Santiago, los caminos que llegaban del norte (Tours y Vezelay) confluían en la localidad de Ostabat (Izura Azme) y en San Juan de Pie de Puerto se unían con la ruta del este de Europa (Le Puy), antes de entrar por esta puerta. Los caminantes del sur de Europa, Tierra Santa, Italia, y litoral mediterráneo francés, entran por la ruta de Arlés a Somport (Huesca). Actualmente, en la parte exterior, un arco de medio punto desdibuja el ojival gótico original de la puerta de Santiago. Desde 1998 esta puerta está clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Puerta de Santiago

Calle de la Ciudadela:
Es una calle que asciende rápidamente desde la puerta de Notre Dame hasta la de Santiago. Nada más atravesar la puerta, damos con la Iglesia Notre Dame du Bout du Pont, con sus óculos y su pórtico con pequeñas columnas góticas (siglo XIV). Las primeras bases parecen remontarse a la Iglesia primitiva construida por el rey Sancho el Fuerte después de su victoria en las Navas de Tolosa (1212).
Óculo con el escudo de Donibane Garazi
Lo mismo que se ha comentado de la calle de España se observa aquí en los dinteles de las puertas. De entre todas ellas llama la atención la del nº 32, por ser la más antigua, de 1510. La planta baja de piedra y un gran dintel de madera donde se data el año de construcción; la planta primera con estructura de madera y relleno de ladrillo formando cola de pez, trabado todo ello con argamasa. Más arriba en la calle, está la llamada “cárcel de los Obispos”, se trata de un edificio medieval con una mazmorra en la planta inferior, aunque este uso como prisión solo se produce desde el siglo XVIII. Hay numerosos lugares para el hospedaje de peregrinos a ambos lados de la calle, siendo el más tradicional la “Maison Laborde” (Casa Laborde) en el número 39.

Interior de la IglesiaInicio de la calle de la Ciudadela 
desde la puerta de Notre Dame

Casa típica de la zona
Puerta de Notre Dame desde el interior amurallado
La casa mas antigua de la villa, de 1510
La cárcel de los obispos
Parte alta de la calle de la ciudadela
Parte alta de la calle ciudadela
Puerta de Santiago en su parte interior, a la izda puerta hacia el camino de ronda

Camino de Ronda:
Entre las puertas de Santiago y de Navarra, si tomamos el camino de la muralla, llegamos al camino de ronda. Con una pendiente más suave que la calle de la Ciudadela, terminaremos en unas escaleras hasta alcanzar la altura de esta última. Desde el camino de ronda se puede ver todas las huertas de las casas de la margen izquierda de la calle Ciudadela. Precisamente el novelista donostiarra Pío Baroja, en su novela Zalacaín el aventurero, hace una descripción de la villa de Urbia que coincide plenamente con este lugar, teniendo en cuenta que cuando él lo escribió no estaba tan arreglado como lo está actualmente.

Huertas entre las casas y el paseo de ronda
Decoración en una de las calles
Enlace a Zalacaín el aventurero en PDF, PINCHA AQUÍ

Que ver en la zona:
Saint Jean Pied de Port se encuentra a 21 kms de Roncesvalles, a 75 kms de Pamplona (Iruña), a 55 kms de Bayona y Biarritz, a 100 kms de Pau y 120 kms de Lourdes. En sus inmediaciones podemos ver:
Numerosos vestigios prehistóricos en las rutas de montaña. Dólmenes, crómlechs,…
La población de Ostabat dispone de un circuito histórico,
Vestigios del castro romano de Saint Jean de Vieux,
Centro de educación del patrimonio en Irissarry,
Centro de interpretación de las estelas circulares en Larceveau,
La capilla de Harambeltz,
Museo de Baja Navarra y caminos de Santiago en Saint Palais

En la localidad y sus alrededores hay muchas posibilidades para disfrutar de la naturaleza y practicar deportes:
250 kilómetros de circuitos a pie,
140 kilómetros de senderos para bicicleta de montaña,
7 kilómetros de itinerario ecuestre


Prado con ovejas latxas
Aunque algo más alejado, a mí me gusta la excursión por las gargantas de Kakueta en la pequeña población de Sainte Engrace (Urdax Santa Graci). Allí se puede ver, los años lluviosos, como sale una cascada de la pared de piedra a unos 15 m de altura. Cuando fui cobraban entrada para acceder a la garganta, en varios tramos del recorrido el camino está arreglado con plataformas de madera sobre el río.
Imagen de la garganta de Kakueta
Otra recomendación para los calurosos días de verano es llevarse el bañador y refrescarse en las pozas del río Nive, tomando el camino que hay paralelo al río antes de entrar por la puerta de Notre Dame, cruzando de nuevo el primer puente a la derecha y avanzando río arriba unos 50 m, daremos con las sombras de una arboleda y de una parte de la muralla. Es un buen lugar también para comer unos bocadillos a la hora del almuerzo, puesto que en verano la localidad está muy concurrida y no es tan fácil encontrar mesa en los locales de restauración.

Para saber más:


1 comentario: